lunes, 12 de agosto de 2013

JULIETA HAYDEE QUEBLEEN - "EL ENCUENTRO"


 Esta docente y escritora nació el 30 de mayo de 1925, en la capital homónima de la provincia de Santa Fe. Fueron Sus padres el profesor Alfredo Quebleen Tessieres (n.21/3/1886) y Julieta Ferreyra Loza (n.24/4/1906) 
Su padre era profesor de Ciencias y Letras; desde 1928 trabajó en Ferrocarriles del Estado y en la Dirección de Negocios y Puertos del Ministerio de Obras Públicas. En 1932 dictó la cátedra de Instrucción Pública en el Colegio Nacional de Quilmes y en 1936 esa misma materia en la Escuela Normal, donde, en 1939, dictó la cátedra de castellano. 
Quebleen Tessieres tuvo una activa participación en las actividades culturales del “Ateneo de Quilmes”, creado en 1935, dando, entre otras muchas, conferencias sobre Leopoldo Lugones. En las décadas del `30 y el `40, la vida cultural de Quilmes tuvo a esta familia entre sus más reconocidos protagonistas.
Julieta, "Petete", como la apodaban, que llegó con sus padres siendo muy pequeña, nunca perdió contacto con su ciudad natal, a la que siempre la unieron lazos profundos. En 1944 egresó como maestra de la Escuela Normal de Quilmes, donde luego. siguiéndole los pasos a su padre, ejerció como profesora de Castellano, Literatura y Latín, así como en el Colegio Nacional. Fue muy querida por sus alumnos, a quienes solía llevar al teatro para que tengan experiencias directas con el arte dramático. Mujer de elevada cultura y conocimientos firmes jamás se mostraba engreída o petulante, por el contrario obraba siempre con gran sencillez y cordialidad. Tenía una característica: siempre llevaba un banquito plegable sobre el hombro por si debía demorarse en la espera de colectivos o trenes. 
Julieta Quebleen sentada a la derecha con sus alumnos de 1º 5ª de la Escuela Normal, 1964. De pie a la derecha la preceptora señora Edith March de Bucich. (Foto gentileza de María del Carmen Destefano, la quinta en la segunda fila empezando de arriba)
Egresada de la facultad de Humanidades de La Plata, donde se destacó por su sólida formación previa, obtuvo una beca para estudiar Filosofía Románica en Madrid, España.
En 1960, fue enviada a México por la Organización de Estados Americanos para seguir cursos de literatura y arte en la Universidad Autónoma de ese país.
Posterioremente a cada una de estas experiencias dio conferencias en la ciudad de Santa Fe, en La Plata, la Capital Federal y en el Club Social de Quilmes.
Comenzó su carrera literaria en el diario “El Litoral, también colaboró con la revista “Universidad” de la Universidad Nacional del Litoral. Publicó ensayos, reportajes, crónicas de viajes en revistas y periódicos de la Capital Federal, de Quilmes, Costa Rica, México y Chile. 
“El Encuentro” fue su primer libro. La estructura de los cuentos es clásica y el lenguaje directo, aunque no rehúsa el contrapunto y el monólogo interior. Sus personajes están inmersos en el mundo circundante, quizá sin una formulación “a priori”. El libro en su totalidad es la historia del encuentro con seres pequeños y sencillos, tanto que en ocasión el protagonista es un objeto. Julieta H. Quebleen sale al paso de acontecimientos mínimos para buscar, no sin ternura y siempre subjetivamente, en esas vidas, rara vez extraviadas en el hecho insólito, en escasos momentos alegres, casi siempre angustiadas y solas. Son 15 cuentos o relatos escritos entre 1958 y 1962, donde en su mayoría la mujer es protagonista.

 Este libro que se puede hallar en la Biblioteca Pedro Goyena, se terminó de imprimir el 26 de marzo de 1965 en la Librería y Editorial Colmegna de la ciudad de Santa Fe.
Libro en la Biblioteca Popular Pedro Goyena
Crónia e investigación Cristina Secco, Chalo Agnelli
Colaboración. María del Carmen Destefano y Alicia Silva Rey
bibliotecapopularpedrogoyena@yahoo.com.ar
4224-8162

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada