sábado, 29 de junio de 2013

MARÍA RAQUEL ADLER LA MÍSTICA POÉTICA EN BERNAL Y EN LA PEDRO GOYENA



Prof. Chalo Agnelli
Continuando con al tarea de recuperar libro e historias en la Biblioteca Goyena se halló, entre el abundoso material bibliográfico de autores locales el libro “María Raquel Adler y su poesía” de Eduardo Joubin Colombres, un ensayo de crítica literaria editado por Ediciones del Ultravitalismo, el 29 de agosto de 1958.
Recorrer esas páginas nos advierte del nivel literario que llegó a alcanzar esta poeta, residente en Bernal, en la primera mitad del siglo XX, pero quien no tuvo trascendencia en el tiempo. 
María Raquel Adler vivía en Bernal,  en la residencia que fue del General Félix Benavides, guerrero del Paraguay, calle Don Bosco Nº 37, entre San Martín y Belgrano. Era una casa de estilo colonial, con una notable verja de artística.
Nació en Europa durante un viaje efectuado por los padres a sus países de origen: Alemania y Rumania. La fecha de su nacimiento viene dada de forma diferente según las fuentes, 1901; 1904 o 1910; en su coquetería era reacia a confirmarla con certeza. Jugaba con esa fecha de manera que la vaguedad creara la confusión y lo logró, por cierto.
Fue profesora de castellano y francés, destacada con­ferencista y actuó en colegios secundarios de la ciudad de La Plata.
Su obra, resulta de inspiración mística y religiosa, esto le quitó la proyección hacia un público mayoritario, hasta ser hoy, prácticamente desconocida. Publicó 11 poemarios: Revelación (1922), Místicas (1923), Cantos de Raquel (1925), La divina tortura (1927), De Israel a Cristo (1933), Buenos Aires, ciudad y poesía (1936), que en la exposición de poemas ilustrados del pintor Pedro Ricci fue presentada en la biblioteca “J. M. Estrada”. Luego siguieron: Sonetos de Dios (1937),  Llave del cielo  (1943),  Veneración  (1950); también dos libros de ensayos literarios: Pan bajado del cielo  (1934) y  De la tierra al cielo  (1936) 

RECUERDOS DEL VIEJO BERNAL
Cuenta su amigo personal don Felipe Firpo en su libro “Recuerdos del viejo Bernal”:  [1] “María Raquel colaboró en muchas publicaciones pero en espe­cial en la revista ‘Criteri’ de la Capital Federal. Fue socia funda­dora de la Sociedad Argentina de Escritores, integró su comisión directiva ente 1934 y 1938. De ella dijo su presi­dente Ulises Petit de Murat en un disco grabado y enviado a la biblioteca Estrada: ‘... para la sociedad que presido entre todas las mani­festaciones literarias, la poesía sigue siendo la de más alta significación y en toda la vida y la obra de María Raquel Adler, tan consecuente la una y la otra, representa cabalmente esta alta manifestación del espíritu. Posiblemente es la más importante poeta religiosa argentina’. Su obra literaria rayó a tal altura que en un momento fue propuesta para el premio Nobel de Literatura. A Bernal dedicó una hermosa poesía leída por ella en el homenaje que le tributara la "Biblioteca Estrada" en el año 1970.”

"Canto al Hombre Nuevo": 
Yo canto al hombre nuevo de mi tierra...
Su voz eleva por la dulce pampa
El indio adusto, el gaucho hospitalario
con sus leyendas fieras y ensoñadas
en la fecundidad de la tierra virgen
lo atraen y lo mecen y lo exaltan...
¡Yo canto al hombre nuevo de mi estirpe
en la palpitación de cielo y Patria!


CONVERSIÓN 
Adler pasó del judaísmo al cristianismo; una conversión que la tornó, según ella, en “hija de Israel en Cristo”. Sus padres, judíos no ortodoxos, poseían una relevante altitud cultural. En su hogar la lectura, la música y la sociabilidad con personalidades de la cultura nacional, no sólo de sus colectividades, eran hechos cotidianos. En este clima se crió María Raquel y se fue impregnando de una hondura mística que se expreso en poesía desde muy joven. Para ella, “la poesía era el ritmo del misterio de la vida en Dios, y el poeta religioso resulta ser el sacerdote del arte.” 
En Salamanca, en los archivos de la Casa-Museo Unamuno, hay una carta suya dirigida al vasco de Salamanca; carta que acompañaba al libro de prosas poéticas titulado  “Revelaciones”  (1922), el primero de la autora. Y sobre su poesía religiosa hay comentarios de Rafael Cansinos Assens. 

GABRIELA MISTRAL 
Fue amiga y admiradora de la poeta chilena Gabriela Mistral con quien mantuvo una extensa correspondencia. Ambas habían tenido experiencias amorosas similares y quizá fue esto lo que las unió además de la literatura. Gabriela Mistral a los 17 años conoce al primero y único hombre que amó en su vida, Romelio Ureta, empero, a los dos años de haberlo conocido Ureta, que tenía apenas 27 años, se suicidó en Coquimbo, encontrándose entre sus ropas una carta de Gabriela Mistral. María Raquel, también a los 17 años se enamoró, “… se enamora de Cristo, abandona su hogar paterno y a su primer amor”; Pedro Renoir, que también se suicidó en París a los 23 años en la noche del 20 de junio de 1922. El poeta venezolano Andrés Eloy Blanco, sugirió el paralelo entre las obras de estas dos mujeres.
Este libro tiene en su portada, además de un epigrama de Jorge Luis Borges que dice “Belleza poética, belleza física, vélelas espiritual…”, una carta de Gabriela Mistral a la Adler donde afirman su amistad: 
Consulado de Chile. 
Cara María Raquel: Ud. puede tener idea de la vida que voy llevando de multitud y de ajetreo. Explíquese así mi respuesta tardía.  Le agradezco infinitamente sus palabras tan fieles. Yo espero que nosotras mantengamos una fuerte y dulce amistad. Supongo que le llegó mi anterior, aunque en la suya dice no ha­berla recibido todavía. Si así no fuese dígamelo. Hoy no tengo tiempo alguno de hablarle de su alta poesía. Estoy despidiéndome para se­guir al Perú, donde mi dirección es la Embajada de Chile. Un abrazo María Raquel. Gabriela.


BERNAL 
Amaba el pueblo de Bernal, pues encontró allí la paridad entre su mística  profunda y un paisaje y un clima que la alimentaba y la estimulaba. Además del trato con una vecindad que coincidía con la universalidad de su cultura. Allí falleció en 1976. Sus restos descansan en el cementerio de la ciudad de Rosario. Su heredera donó sus libros y cuadros a instituciones de cultu­ra, como el Colegio Francés, el Museo Regional Almirante Brown de Bernal y a la Biblioteca "José Manuel Estrada".

María Raquel Adler según creación de Pablo de los Santos

EDUARDO JOUBIN COLOMBRES 
Eduardo Joubin Colombres, tucumano, también fue poeta de inspiración épica y lírica. Publicó tres volúmenes de poemas. Como crítico y ensayista publicó numerosos artículos en diarios y revistas. Se destacó como orador, conferencista y también como investigador minucioso tradujo del francés la obra de Francois Porché sobre Baudelaire. Fue creador de una nueva estética, conocida como “Ultravitalismo”, actitud filosófica que supera el existencialismo. 

INDICE BIBLIOGRÁFICA SOBRE MARIA RAQUEL ADLER 
Para tener idea del nivel nacional e internacional que adquirió esta mujer se detallan algunos nombres de escritores y críticos del país y del extranjero que publicaron en diarios y revistas juicios y ensayos sobre la poesía de María Raquel Adler, como asimismo alguna nómina de los que dictaron conferencias sobre la misma autora. 
A

Acevedo, Escobedo Antonio, en “La Revista de Revistas", México, 1930.
Alonso Piñeiro, Armando, conferencia en “El Club Belgrano", Buenos Aires, 1956.
Álvarez, H. Eduardo, en “El Diario Español”, Buenos Aire, 1927.
Andrade Cuello, Alejandro, en “Comercio”, Quito, República del Ecuador.  
Arenas Luque, Fermín, conferencia en “La Unión Cultural
Americana”, Buenos Aires, 1950. 
B 
Bachiller Carrasco, en el diario “La Razón”, Buenos Aires, 1933.
En la “Revista Bibliográfica”, Buenos Abres, 1935.
Báez, Jorge, en “El Diario”, Asunción, Paraguay.
Baroffio Oreste, en “Mundo Uruguayo”, Montevideo, 1934, Barrantes
Molina Luis, en el diario “El Pueblo”, Buchón Aires, 1934.
Bazzini Barros, Abelardo, en el diario “La Gaceta", Tucumán, 1927.
En el diario “El Orden", Tucumán, 1927.
Beltrán Núñez, Rosario, en “La Revista Social”, Buenos Aires, 1934. 
Benítez, Hernán, en “Estudio”, Buenos Aires, 1934.
Blomberg, Héctor P., en el diario “La Razón”, Buenos Aires» 1924. 
C 
Cadilla, Carmen Alicia, en “Revista de Puerto Rico”, Puerto Rico.
Campoy, en “Correo Literario”, Madrid, 1953.
Cantarell Dart, en “La Literatura Argentina”, Buenos Aires, 1935.
Cansinos Assens, Rafael, en “La Libertad”, Madrid, 1926.
Casandra C., en “Universidad Católica” Santiago de Chile.
Compioni, José Eugenio, en “El Diario Español”, Buenos Aires, Í934.
Consolé, Alfredo, conferencia en “El Ateneo Ibero-Americano”, Buenos Aires, 1934.
Corvetto, Pedro, en “Quincena Social”, Buenos Aires, 1926.
Correa, Carlos René, en “El Diario Ilustrado”, Santiago de Chile.
Creus, Isabel, en “La Literatura Argentina”, Buenos Aires, 1934.
Cruzado, J., en “Revista Eclesiástica”, Rosario, 1938. 
D 
De Gandía, Enrique, conferencia en “El Ateneo de Buenos Aires”, Buenos Aires, 1957. Conferencia en “El Ateneo Ibero-Americano”, Buenos Aires, 1935.
De Las Casas Pérez, José, en el diario “Arriba”, Madrid, 1953.
De la Maza, Sara, en “Los Principios” de Córdoba.
De Lara Tomás, en “Carismas”, Buenos Aires, 1933.
En “La Opinión, Buenos Aires, 1933.
De La Torre de Quadri, Zelmira, en “Nueva Época”, Buenos Aires, 1938.
De León Mabeg, conferencia en el “Club Argentino de Muje­res”, Buenos. Aires, 1941.
De Ory, Eduardo, en “La Vida Literaria”, Cádiz (España), 1927.
Del Campo, Margarita, en “La Opinión”, de Avellaneda (Prov. de Buenos Aires)
Di Carlo, Adelia, en “Caras y Caretas”, Buenos Aires, 1937.
Donata C. de Asencio María, en “El Hogar Linqueño”, Lincoln (Prov. de Buenos Aires), 1934.
Doryam, en “Noticias Gráficas” Buenos Aires, 1934.
Donoso G. Francisco, en “El Diario Ilustrado” de Santiago de Chile.
Durán, Alfonso, en “La Semana”, Santa Fe, 1947. 
F 
Fiel, León Federico, en “El Pueblo”, Buenos Aires, 1938.
Fingerit, Marcos, en “El Argentino”, La Plata, 1935.
Franceschi, Gustavo J., en “Criterio”, Buenos Aires, 1933.
En “La Literatura Argentina”, Buenos Aires, 1935.
Foppa, Tito Livio, en “El Diario del Plata”, Buenos Aires, 1922. 
G 
Gabriel José, en el diario “Crítica”, Buenos Aires, 1941.
En la revista “El Hogar”, Buenos Aires 1922.
Gadea, Julia B., en “El País”, Montevideo, 1933.
En “El Bien Público”, Montevideo, 1934.
Garasiño, Ana María, conferencia en Paraná (Entre Ríos), 1940.
En el “Diario” de Paraná (Entre Ríos).
En “Los Andes”, Mendoza.
En “La Capital”, Rosario.
García Orozco, Juan, conferencia en el “Consejo Nacional de Mujeres”, Buenos Aires, 1933. 
García Salaberry Adela, en la “Revista Social’, Buenos Aires, 1934. 
Garre Carlos Ángel, en “La Tribuna Popular”, Buenos Aires.
Greco Mario, en “La Literatura Argentina”, Buenos Aires, 1934
Guindos, Juana, en “El Mercurio”, Santiago de Chile.
Guzmán, Lucena (h.), en “El Día”, La Plata, 1922. 
J 
Jáuregui, Fernando, en “El Heraldo”, Buenos Aires, 1927.
Joubin Colombres, Eduardo, conferencia en el “Ateneo Ibero-Americano”, Buenos Aires, 1944. 
L 
Labarca, Eugenio, en “El Mercurio”, Santiago de Chile, 1926.
En “Ultimas Noticias”, Santiago de Chile, 1928.
Larumbe, Carlos Alberto, conferencia en la “Casa de Mendoza”, Buenos, Aires, 1955.
Lein, Gladys P., en “Lecturas”, Santiago de Chile, 1934.
López Narvaja, Raúl, en “La Opinión”, Córdoba, 1928.
Lucero, Enriqueta, en “La Literatura Argentina”, Buenos Aires, 1935.
Luisi, Luisa, en “La Literatura Argentina”, Buenos Aires, 1934.
Lotus Nicé, en “El Pueblo”, Buenos Aires, 1933.
En “El Pueblo”, Buenos Aires, 1936. 
M 
Macau Miguel A,, en “Diario de la Marina”, La Habana (Cuba), 1952.
Mapañón Echevehere, en “Urquiza” de Paraná (Entre Ríos).
Mejía Robledo, A., en “El Colombiano”, Bogotá.
Mejía, Francisco R., en “La Nación”, Trujillo (Rep. de Santo Domingo)
Menéndez Pidal, Ramón, en Madrid, 1926.
Miri, Héctor F., en “Claridad”, Buenos Aires, 1937.
Morales, Emilio B., en “Crítica”, Buenos Aires, 1922.
Moreno Lagos, Aída, en “La Libertad”’, Santiago de Chile, 1934 
Moreno, Juan Carlos, en “Criterio”, Buenos Aires, 1934.
Mugueta, Juan, en "Acción Española”, Buenos Airee, 1934. 
N 
Narvión, Pilar, en “Pueblo”, Madrid, 1953.
Núñez, Zulma, en “El País”, Montevideo, 1934. 
O 
Oliver, Manuel Marín, en “La Novela Semanal”, Buenos Aires, 1926.
Orfeo, Domingo, en “El Pueblo”, Buenos Aires, 1938.
Osés, Enrique, en “El Pueblo”, Buenos Aires, 1927. 
P 
Panavere, Arnaldo Pedro, en “El Amigo”, Montevideo.
Pillement, Georges, en “Revue de l’Amerique Latine”, París, 1926.
Pineda, Carmen, en “El País”, Córdoba.
Pinto, Ernesto, en “El Bien Público”, Montevideo.
Pío XII S. S., en Roma, 1935.
Porto Marcel, en “El Diario Español”, Buenos Aires, 1927.
En “La Época”, Buenos Aires, 1927.
En “La Provincia”, La Plata, 1927. 
Puelma, Dora, en “El Mercurio y Valparaíso (Chile), 1946. 
R 
Richardson, Ruth, en la “Revista Hispano-Americana”, Univer­sidad de Columbia, E.E.U.U.
En “Revista del Instituto de las Españas”, Buenos Aires, 1934.
Rodríguez Cortina, Nefther, conferencia en el “Ateneo Popular de la Boca”, Buenos Aires, 1943.
Rodríguez Fabregat, en “El País”, Montevideo, 1925.
En “La Razón”, Buenos Aires, 1925.
Rojas Paz, Pablo, en “Crítica”, Buenos Aires, 1926.
Romero Sosa, Carlos Gregorio, conferencia en el “Ateneo Po­pular de la Boca”, Buenos Aires, 1945. 
s 
Saldías, José Antonio, en “Fray Mocho”, Buenos Aires, 1922.
Sierra ,Felipe Martín, conferencia en el “Club Universitario de Mujeres”, Buenos Aires, 1957.
Scaravino, Julio, en “La Revista Social”, Buenos Aires, 1942.
S. P., en “L’Observatore Romano”, Roma, 1934. 
T 
Tiempo, César, conferencia en “La Peña”, Buenos Aires, 1927.
Torrico, Aurora, en “El Diario”, Buenos Aires, 1933. 
U 
Uralde, Celina Haydèe, conferencia en la “Casa de Mendoza”, Buenos Aires, Í954.
Conferencia en el “Museo Social”, Buenos Aires, 1957.
Ugarte, Manuel, en “Abroad”, Buenos Aires, 1925.
En “Vida de Hoy”, Buenos Aires, 1937. 
V 
Vera Zurof, en “Mundo Social”, Santiago de Chile.
Victorica Ricardo, en “La Gaceta del Foro”, Buenos Aires, 1933.
En “La Gaceta del Foro”, Buenos Aires, 1939. 
W 
Wabnir, Salomón, en “Vida Hebrea”, Buenos Aires, 1925. 

FUENTES 
http://elquilmero.blogspot.com.ar/2010/03/dia-internacional-de-la-mujer-la-poesia.html 
http://www.protestantedigital.com/ES/Magacin/articulo/4691/De-judia-a-cristiana-maria-rauel-adler 
Firpo, Felipe Jorge. “Recuerdos del viejo Bernal”. Edición de El Monje Libros, Lanús noviembre de 1992 
Investigación y compilación Prof. Chalo Agnelli

NOTAS




[1] Ver FUENTES

miércoles, 26 de junio de 2013

"RYTHME SEREIN" - HISTORIA DE UN POEMARIO CON HISTORIA: LA POETA GARCIA SALABERRY Y EL INTENDENTE ARMANDO BUCICH

La Biblioteca Pedro Goyena recibe frecuentemente numerosas donaciones de libros de distintos personas que aman los libros, pero que consideran que ya no podrá alcanzarles la vida para volverlos a leer o que el reducido espacio de sus habitaciones no podrá contenerlos ¡Y qué mejor que echarlos a volar o llevarlos a las bibliotecas para preservar la pasión que los mantuvo enlazados durante muchos años: la lectura, la textura del libro, su olor, la finitud de su materia, la perpetuidad de su mensaje, de sus relatos y el despertar de tantas y variadas emociones! ¡Somos los bibliólatras, nuestro templo son las bibliotecas, nuestra liturgia la lectura y los oficiantes, los autores! Entre tanta generosa ofrenda, uno de estos bibliólatras donó a la Pedro Goyena este libro:
"Rythme serein" sencillos poemas en francés, de un romantisismo tardío, de la docente, autora, periodista y militante social bernalense, Adela García Salaberry, quien nació en Buenos Aires el 4 de octubre de 1889 y murió en Bernal, el 21 de noviembre de 1965. Su cuya biografía se pueden hallar en: http://elquilmero.blogspot.com.ar/2010/03/esas-bravas-mujeres-de-entonces.html y en "Roca 635" (http://elquilmero.blogspot.com.ar/2011/03/4-semana-de-la-mujer-roca-635-adela.html) fecunda biografía novelada de la imperecedera Stella Maris Bertinelli. 
El pequeño libro contiene poemas que quizá no tienen la sustancia lírica o la composición que ofrece la poesía actual, pero tiene un valor histórico tanto en lo literario como para la historia local, pues se escribió en Bernal y para Bernaldonde Adela vivió la mayor parte de su vida, en la placidez bucólica de aquellos años, con sus quintas, sus casonas donde familias porteñas venían a pasar el verano o largos fines de semana y muchas de ellas luego optaron por afincarse definitivamente. Un rincón quilmeño donde las aguadas y las pequeñas lagunas estaban pobladas de garzas, ibis y hasta bandurrias que llegaban una vez al año.
La casa de Adela, ese ejemplo de mujer que luchó por los más vulnerables, las mujeres y los niños, estaba en Villa Cramer donde se habían establecido familias inmigrantes, gran parte de ellas provenientes de la Liguria, de modo que llenaban el barrio de bullicio, de música y de risas (http://elquilmero.blogspot.com.ar/2012/05/adela-garcia-salaberry-la-poeta-y-los.html)


       I

Refuge humble,
modeste,

de placidité taciturne
est Bernal,
pour ma vie
flagellée d'inquiétudes.

J'avais subi la captivité
dans la ronde des sanglots.
sur les vastes cités
qui ne comprennent pas
les femmes,
aux yeux rêveurs,
au lèvres rouge-sang,
à I'éptdenfte soyeuse
et en complète liberté,
qui ne se torturent pas dans l'engrenage
de joies et de bacchanales...

Refuge solitude
est le pittoresque Bernai.
avec son doux horizon
et ses soucis d'artiste
de récompenser avec des fleurs
les misères de la vie.
Estos poemas fueron publicados en 1946 en los talleres gráficos L. J. Rosso, calle Dobal 951, de la Capital Federal e ilustrados por quien fue una querida amiga de Adela, Margarita Portela Lagos.

Esta notable pintora y grabadora. Nació en Buenos Aires el 23 de febrero de 1905. Cursó estudios en la Academia Nacional de Bellas Ar­tes y en la Escuela Superior de Bellas Artes de la Universidad de La Plata. Ejerció la docencia artística. En esta función entabló una franca amistad con Adela García Salaberry y la acompañó y juntas emprendieron luchas por las reivindicaciones de su género. Concurrió al salón nacional desde 1927 y obtuvo pri­mer premio de grabado (1928), primer premio adquisición, grabado (1942). 
Expuso en el XXII Salón A Artes Plásticas de 1932. Integró la lista de expositores que obtuvieron los Primeros Premios Nacionales y Estímulo de Pintura, Grabado y Escultura. La publicación que realizó el Ministerio De Instruccion Publica. Direccion Nacional De Bellas Artes, en los talleres gráficos Argentinos de L. J. Rosso, los mismos que editarían el libro “Rythme Serein”, incluye 22 reproducciones en láminas montadas sobre hojas de cartón, donde junto con las de Miguel Carlos Victorica, Víctor C. Roverano, Manuel Suero, Carlos de la Cárcova, Alejandro Bustillo, figura una de Margarita Portela Lagos, entre otros. También hizo envíos a salones oficiales de provincias y municipios del interior del país. Críticas de sus grabados fueron publicados por la revista Claridad, encuadrada dentro del movimiento socialista, que dirigía Antonio Zamora, donde también publicaba Adela. Obras Margarita Portela Lagos suyas se hallan en el Museo Nacional de Bellas Artes, en los provinciales de Buenos Aires y Santiago del Estero, en el municipal de Río Cuarto, Córdoba y en el Museo de Artes Visuales “Víctor Roverano” de Quilmes.

 
            X
Je me plais à te rappeler
mon grand poète, frère. . .
dans tes heures les plus claires
et dans tes heures tien noires!

Dans le rythme brisé
d'une danse cadencée,
et dans le rythme serein
de tes astrales tristesses.
Car, tu fus Verhaeren,
dans tes gestes humains,
le grand poète doux
et le grand poète fort.
 
                XXVII
Et à Bernai, près de la nature 
merveilleuse et simple
comme Dieu
l'horizon est plus clair,
la sagesse du ciel
apporte une humanité intense. . .

Pourrai-je m'éloigner d'ici?
Pressentiment? Je ne sais !
La solitude de Bernal
La ville portègne
où je suis née,
m'apporte des bruits de déceptions
et le présage de la mort...

Bernal éteint les feux
et serate la marche des Pléiata
dans un vol de corps céleste
a travers l'espace de la Vie.
Bien haut est la perfection
qu'implique la solidarité
avec la douleur élevée.

 Son 29 poemas breves que se suman a la obra en lengua francesa que produjo: "Toi en moi" (1938) y "Symbolisme",“Fleur de Lys” (1956). Pero además, en su lengua natal editó:: Luz y sombra (1924); La gloria del corazón (1924); El momento (1930, reeditado en 1949); "Vidas" (cuatro tomos, 1938, 1940, 1943 y 1950); “Florencio Parravicini íntimo” (1947) con este actor y su esposa la unía una sincera amistad; “Angelito Vélez, sus danzas y su vida” (1950); "Por televisión argentina: primer cuaderno " (1958); “Don José J. Podestá” (1858-1958). En verso pu­blicó: “Momentos sentimentales”, edición de la Sociedad Editorial Argentina (1923); "Bruma, poemario, y Hiedra", novela,  (1927); Tradujo del francés "Moments de vie", de Jean Greiffier (1953). También incursionó en el arte dramático con una pieza llamada “Las dos sombras” que se transmitió por Radio Rivadavia en 1934. Se suman “Revelación”, “Mi carné de periodista”, “Consagración”
 Pero los libros tienen otras expresiones, otras intrelíneas, contextos silenciosos, otras historias además de las que contienen; la vida del autor, el trance por el que pasaba miestras lo gestó, las circunstancias del lector, sus sentimientos cuando lo leyeron y en este libro encontramos que se juntaron dos personalidades de nuestra cultura, porque el texto tiene una dedicatoria:
La dedicatoria está fechada el 3 de setiembre de 1955, trece días antes del golpe de estado dictadorial que acabó con las instituciones democráticas del país y, por ende, de todos los municipios. El profesor Armando Bucich era intendente electo hasta esa fecha fatídica y gozaba del respeto, la consideración y el afecto de muchos quilmeños, entre ellos Adela García Salaberry, quien compartió con él páginas de revistas y periódicos. Bucich, además de político, fue docente, periodista, escritor y poeta.
 Este vínculo deja traslucir también la aproximación que Adela tuvo hacia el peronismo, a partir de la sanción de la ley del voto femenino y, por lo cual, sus compañeras del Partido Socialista, con quienes había luchado durante poco más de tres décadas con ese fin, siguiendo la huella de Julieta Lanteri, la segregaron de manera ingrata
El rostro de Adela, en "Roca 635", novela biográfica de la escritora Stella Maris Bertinelli de Ingolotti
ADVERTENCIA
Esta bibliografía los interesados pueden hallarla en la Biblioteca Popular Pedro Goyena, San Luis 948, La Colonia, Quilmes. 4224-8162 // bibliotecapopularpedrogoyena@yahoo.com.ar

LAS BIBLIOTECAS POPULARES EN LA SESIÓN DEL HCD - 24 de abril de 2012

Bibl. Alberdi de Solano
Continuando con las gestiones que el Consejo Asesor de Biblioteca Populares viene realizando desde hace dos años, en la sesión del H.C.D. de Quilmes, del martes 24 de abril, se presentó, a instancias del concejal Hernán Lupo - ausente por problemas de salud - una minuta sobre el incumplimiento del Departamento Ejecutivo de la Ordenanza Nº 11.523. La misma fue leída y argumentada por el concejal Matías Festuca, seguidamente ratificada por los concejales Sahagum y Filereti que apoyaron la minuta y el pedido de resolución.  
Dice la Ordenanza № 11523/10:

"ARTICULO 1°: Modifícanse los Artículos 1º, 2º y 5º de la Ordenanza 9162/01, los que quedarán redactados de la siguiente manera:

Articulo 1º: Fíjase una subvención para apoyar el desarrollo y funcionamiento de las Bibliotecas Populares, mediante la asignación anual equivalente a veinticuatro (24) sueldos básicos clase 3 (administrativo) de la Administración Municipal, conforme a una sola y única categoría para todas las Bibliotecas Populares reconocidas por la CONABIP.

Articulo 2º; Fijase una subvención para apoyar el desarrollo y funcionamiento de las Bibliotecas Populares, mediante la asignación anual equivalente a veinticuatro (24) sueldos básicos clase 3 (administrativo) de la Administración Municipal, conforme a una sola y única categoría para cada Bibliomóvil del que se acredite fehacientemente la titularidad.

Artículo 5º: La subvención creada por la presente, es de carácter anual, obligatoria y permanente, debiendo el Departamento Ejecutivo realizar para cada ejercicio fiscal las correspondientes previsiones presupuestarlas para hacerla efectiva. Las subvenciones serán abonadas en doce (12) cuotas simultáneas a la fecha de pago da los haberes del personal municipal.”

ARTICULO 2º Comuníquese a quienes corresponda, dése al Registro General y Archívese.

Hay firmas de Dr. Diego E. Carbone Secretario Legislativo H.C.D. de Quilmes y de Jose Ramón Migliaccio Presidente H.C.D. de Quilmes.



Biblioteca Don Bosco

Bibl. P. Goyena

Se hallaban presentes representantes de siete de las ocho Bibliotecas Populares de Quilmes, sólo la Manuel Estrada de Bernal no envió delegados. Este requerimiento es de extrema urgencia considerando la situación crítica que estan viviendo estas instituciones sin fines de lucro, con miembros que las sostienen por su compromiso comunitario y vocación de servicio, sin interés material alguno, más que el bien de todos en cuanto a la educación y la cultura. 
 
Crónica Prof. Chalo Agnelli
Director de EL QUILMERO
Vicepresidente de la Bibl. Goyena
Pte. del Comité Asesor permanente 
de las Bibl. Populares de Quilmes


Biblioteca Manuel Estrada en la calle Espora de Bernal.

ASAMBLEA DEL CONSEJO ASESOR PERMANENTE DE LAS BIBLIOTECAS POPULARES DE QUILMEA (4/4/2012)

LAS BIBLIOTECAS POPULARES Y UNA INCOMPRENSIBLE DILACIÓN

El sábado 31 de marzo de 2012, se realizó en la Biblioteca Popular Pedro Goyena (calle San Luis 948) la Asamblea Anual del Consejo Asesor Permanente de Bibliotecas Populares de Quilmes, reconocidas por la CONABIP (Comisión Nacional de Bibliotecas Populares), que conforman las Bibliotecas: Asociación Cultural Mariano Moreno (Bernal) representada por Edith Humarán; Alfonsina Storni (Ezpeleta), por Hernán Dalmasse; Don Bosco (Don Bosco), por Lidia Sánchez; Joan Rico de Bahía (San Francisco Solano) por Juan Forestier; Juan Bautista Alberdi (San Francisco Solano) por don Luis Barbieri y Mabel Regalí, Pedro Goyena, representada por Ana Aispurú, Cristina Secco y Chalo Agnelli; y las Bibliotecas: Los Cooperarios (barrio Los Cooperarios), Dr. Juan Martín Vilaseca (Quilmes Oeste) y Manuel Estrada (Bernal) cuyos representantes no pudieron concurrir.
Se hicieron presentes como invitados del señor Luis Gerardo Barbieri el concejal Hernán Lupo, Ángel Pizzorno, secretario del bloque kichnerista y el consejero escolar Ramón Arce. También había sido invitada la secretaria de Cultura y Educación señora Evangelina Ramírez que por una reciente conmoción familiar no pudo hacerse presente.  
Los funcionarios mencionados se hicieron oídos de las serias dificultades por las que están pasando estas instituciones que desde hace años son pilares de la educación, la cultura y el trabajo social en la comunidad de partido de Quilmes.
El principal inconveniente es el incumplimiento por parte de las autoridades municipales de la ordenanza Nº  11523/10 que fija una subvención de carácter anual, obligatoria y permanente, para apoyar el desarrollo y funcionamiento de estas Bibliotecas, mediante la “asignación anual equivalente a veinticuatro (24) sueldos básicos clase 3 (administrativo) de la Administración Municipal, conforme a una sola y única categoría…”, para todas y cada una de las ocho (8) Bibliotecas Populares de Quilmes. Finaliza la misma: “… debiendo el Departamento Ejecutivo realizar para cada ejercicio fiscal las correspondientes previsiones presupuestarias para hacerla efectiva. Las subvenciones serán abonadas en doce (12) cuotas simultáneas a la fecha de pago de los haberes del personal municipal. 
Es una actualización de la ordenanza Nº 9162/01, por la cual se recibía un fondo anual fijo, de modo que quedó desactualizada y hasta la nueva disposición no había sido de cumplimiento permanentre por parte del Ejecutivo Municipal.
Ni la subvención mensual, como tampoco la anual desplazada, se cobraron aún. Salvo la Asociación Cultural Mariano Moreno de Bernal, según recientes informaciones periodísticas, recibió el año pasado por parte del Ejecutivo Municipal, a través de su tesorero Sr. Horacio Cernuschi, un subsidio de $ 30.000, pues en sus instalaciones funciona una Delegación Municipal.  Numerosos fueron los recordatorios, petitorios y reclamos, que se hicieron en todos los ámbitos de la Administración Municipal, tanto, ante el Departamento Ejecutivo, la Secretaria de Cultura y Educación, como al H. C. D., específicamente a las concejales que presentaron el expediente Nº 2-20956-HCD-10, del cual derivó la ordenanza: señoras Nora Cuestas, Cora Otamendi, Graciela Gómez y María Dubroca.
La privación de fondos generó durante el año 2011 serias dificultades ya que algunas de las bibliotecas no tienen sede propia y deben alquilar los locales donde se hallar, como la Alfonsina Storni (Lavalle 5088 Ezp.) y otras deben hacer reparaciones en sus instalaciones a costos gravosos que la mayoría de las veces salen de los bolsillos de los voluntarios que sostienen con compromiso y altruismo estas señeras instituciones que es bueno recordar, señaló el señor Juan Forastier, que actúan como PyMES ya que de las escasas cuotas societarias y de los exiguos aportes de la CONABIP, se paga luz, agua, teléfono, conexión a Internet, tasas municipales y a la AFIP; se compran productos de limpieza y mantienen actualizado el material de consulta.
Los funcionarios invitados tomaron debida cuenta de cada situación y se comprometieron para actuar a en el menor tiempo posible.
Luego que se retiraron los invitados, se pasó a la elección de las nuevas autoridades quedando designado como presidente el Prof. Chalo Agnelli; secretario Hernán Delmasse y los representantes de cada una de las bibliotecas presentes como vocales.
 Crónica Prof. Chalo Agnelli
Director de EL QUILMERO
Vicepresidente de la Bibl. Goyena
Pte. del Comité Asesor permanente 
de las Bibl. Populares de Quilmes 

Miércoles, 4 de abril de 2012

martes, 25 de junio de 2013

ACTIVIDADES Y LIBROS EN LA GOYENA - LETICIA LOSIGGIO, JULIETA LANTERI Y GUILLERMO ENRIQUE HUDSON


 La Biblioteca Popular Pedro Goyena ubicada en la calle San Luis 948 entre Larrea y Azcuénaga, periódicamente realiza encuentros culturales de relevancia. El sábado 28 se ofreció un concierto de guitarra  a cargo de la joven Leticia Losiggio, coordinadora del taller de guitarra de la Biblioteca. Interpretó un repertorio clásico y variado donde confluyeron estudios y variaciones acordes para solos de guitarra y otras adaptaciones de laúd de Bach
Leticia Losiggio es profesorado en Música (Orientación Instrumento) recibida en la Escuela Municipal de Bellas Artes “Carlos Morel” de Quilmes y esta cursando la Licenciatura en Música (Orientación Composición) en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata. Fue el segundo concierto de su breve carrera.
El jueves 2 a las 16:30, la señorita María Isabel Ojeda, estudiante de bibliotecología en La Plata, ofrecerá una conferencia sobre la vida de la médica y luchadora por los derechos de la mujer, Julieta Lanteri (1873-1932), habiéndose cumplido este año los 80 años de su muerte incidental.Precursora del voto femenino a quien la autora local Ana María de Mena captó en totalidad en su libro "Paloma Blanca".

LIBROS
La Biblioteca Goyena permanentemente renueva y mantiene actualizado su material bibliográfico, tanto en la historiografía quilmeña como en temas generales, narrativa, ficciones, etc.
En cuanto al escritor angloquilmeño Guillermo Enrique Hudson, se incorporaron dos libros imprescindibles para estudiantes de letras e investigadores de este autor.
“De Quilmes a Hyde Park – Las fronteras culturales en la vida u obra de W.E. Hudson” (2009) del sociólogo y ensayista uruguayo Felipe Arocena, quien se dedica a la sociología de la cultura y particularmente a la relación entre literatura y sociedad.
Arocena recorre con su mirada social la obra de Hudson y revelar circunstancias e interpretaciones que nos introducen en facetas que, en la riqueza y variedad literaria de este autor, pasan desapercibidas. Además hay un informe de las sucesivas traducciones de esta obra y la abundante bibliografía que trató sobre el escritor de “La Tierra Púrpura”, que transcurre en la “Banda Oriental”.
El prólogo es de Rubén Ravera, director del Museo Histórico Provincial “Guillermo Enrique Hudson” de Florencio Varela, que funciona en lo que fue la estanzuela “Los 25 ombúes” solar natal del escritor y naturalista.
El otro libro adquirido es para completar la lectura del anterior para quien no conoce la obra de Hudson: “Días de ocio en la Patagonia”.
Una traducción de la señora María Rosa Mariani, prestigiosa docente de Quilmes, profesora de literatura inglesa de la Universidad Tecnológica Nacional, Facultad Regional de Avellaneda e inspectora de Nivel Superior; los dibujos son de la profesora Rosa Rovira y el prólogo también es del Prof. Ravera. Ambos libros pertenecen a la Colección Hudson y la edición estuvo a cargo de Roberto Enrique Tassano (2008)
Para quienes quieran adquirir estos libros lo pueden hacer en el mismo Museo Hudson de Varela y ganarán doblemente.
Crónica de Chalo Agnelli

ELISA LEONOR LEZCANO - UNA VIDA HOJA A HOJA PARA LA GOYENA

Leonor, como la conocemos todos, aunque ella es Elisa Leonor,  llegó al embeleso del libro desde muy pequeña; al hábito de la lectura antes que a la lecto-escritura. La cultura de la lengua escrita no siempre nace de modelos familiares, a veces es resultado de un espíritu ansioso por desmembrar los misterios de la vida, ávido de superación. Quizá ese sea el caso de Leonor Lezcano cuando allá en su Esquina natal, provincia de Corrientes descubrió que el libro era una puerta. 
Ese embeleso, ese espíritu de superación, ese impulso por abrir la puerta fueron las motivaciones originales que condujeron un día a Leonor a la Biblioteca Pedro Goyena.
Esquina, Corrientes.
Esquina se encuentra en medio de un delta natural, donde confluyen los ríos Paraná y Corrientes. Todo el año posee un entorno cautivo del variado colorido de su floresta, húmeda de correderas y arroyos. En el exuberante paisaje esquinense un 17 de mayo de 1936 nació Leonor Lezcano.
 Junto al señor Alejandro Storni, hijo de la única Alfonsina
PRIMERAS PÁGINAS
Su padre era una figura prominente en la política correntina de pensamiento radical y su madre una mujer de campo.
A los 8 años en un barco de la empresa Dodero, con Modesta Gabriela, su madre del corazón, su abuela y tíos llegó al barrio de La Boca donde transcurrió su infancia. Luego se mudaron a Avellaneda donde hizo la primaria en la escuela Nº 12 “Bernardino Rivadavia”. Así como accedió al libro muy temprano en su vida, del mismo modo surgió el deseo de ser maestra, pero circunstancias ajenas se impusieron y no pudo concretar su anhelo.
En 1953, con tan sólo 17 años se casó con Edmundo Hermosi, gastronómico y en 1955 la joven pareja se estableció en Quilmes ya con Alicia Beatriz su única hija.
Ya mayor, con 56 años, venció prejuicios, resolvió llenar huecos y cursó la secundario en la Escuela de Enseñanza Media Nº 3 “Francisco Salustio” de La Colonia. Disfrutó con plenitud esos años y de sus profesores a los que recuerda con especial afecto: la señora Roulet, Gustavo Famá, Graciela y Matilde Salustio.
 Junto a María Kodama (centro) y la poeta Beatriz Piedras
VOLVIENDO CARILLAS
Aunque distante de su domicilio, era asidua de la Biblioteca Popular Manuel Estrada de Bernal. Un día halló en un comercio de su barrio, Villa Armonía, un volante que informaba “Sabe Ud que en su barrio hay una biblioteca”. Era la Goyena que se había mudado del viejo Mercado Municipal a La Colonia, calle San Luís 885, en una casa que generosamente había alquilado el Club Alberdi para la biblioteca. La biblioteca que fundara en 1959 la benemérita Inés Manzo de Torrico, que fuera directora de la Escuela Normal de Quilmes.
Leonor Lezcano llegó a la Goyena en 1991 y se le abrieron las puertas de una vida que le había quedado atrás, nunca postergada, latente. Se quedó hasta hoy. Se podría decir que son suyas las palabras de Borges: "De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro, todos los demás son extensiones de su cuerpo. Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria". Convocada por la señora de Torrico, Leonor ocupó varios cargos, protesorera, tesorera y presidente cuando la fundadora prefirió delegar funciones después de 33 años de un trabajo por el cual no esperó ni recibió retribución alguna y pocos reconocimientos.
A la función de presidente Leonor debió agregar la de bibliotecaria por recorte que hizo la intendencia del personal municipal que la atendía durante la mañana de 9 a 12 durante dos años. Hasta 1997 en que falleció la Prof. Inés Manzo de Torrico, Leonor estuvo resguardada en su tarea por esa notable mujer que legó a Quilmes un caudal de educación y cultura incalculable.
La tarea de la biblioteca no era solo la de facilitar bibliografía se suman tanto las actividades administrativas que responden a la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares, C.O.N.A.B.I.P., como las actividades sociales y culturales a la que Leonor Lezcano también se dedicó con entusiasmo. Constantemente la Biblioteca hace donativos no sólo de libros, sino también de útiles escolares a diversas instituciones como el Colegio Julio Cortázar de Florencio Varela, la escuela Nº 766 de la Tigra, Chaco, el Instituto Superior de Periodismo “El Sol”, el Centro de Investigación Educativa de Florencio Varela, la Escuela Nº 10 de Quilmes, la Nº 7 de F. Varela; en 1998, se reunió, con al colaboración de otras instituciones quilmeñas, un importante donativo de prendas de vestir, ropa de cama, de abrigo y elementos varios para paliar la emergencia hídrica que vivía la ciudad de Esquina en Corrientes. El transporte estuvo a cargo de la Asociación de Bomberos Voluntarios de San Francisco Solano.
Este cúmulo novedoso de actividades le permitió a Leonor Lezcano llegar a espacios inalcanzables para una ama de cada, como ella se consideraba - posición que no relegó si bien debió reducir el tiempo a las tareas domésticas - como la Biblioteca Nacional, el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, dio charlas específicas en la Sociedad Italiana Cristoforo Colombo y participó en las Ferias del Libro que realizaba esta institución y en las Ferias del Libro del Autor al Lector.
Conoció a figuras relevantes de la cultura, tanto local como nacional: Alejandro Storni, hijo de la inefable Alfonsina, descendientes de Pedro Goyena, Aldo Severi, Ludovico Pérez, María Kodama, Beatriz Piedras, los profesores, Lombán, Orlando Cella, Mirita Bollo Cabrios, Ely Fontana, Ernesto Trincheri…
Un día la invitaron a sumarse a la Asociación Cultural Sanmartiniana. Representó a esta institución y a la biblioteca en un encuentro de Asociaciones Sanmartinianas que se efectuó en el 2006, en Rosario, al pie del travertino homenaje a nuestra bandera.
Recibió el “Candil Kilmes”; fue homenajeada por el Club Alberdi y, en el 2010, por la CD de la biblioteca, como tributo a su trayectoria.
Pero dos son los reconocimientos que Leonor Lezcano más valora: el que le hizo la Sanmartiniana al confiar en la Goyena como custodia de la biblioteca específica de la Asociación, gesto que siente como premio a su labor responsable y el segundo es el que le hacen los niños, alumnos de la escuelas del barrio, la Nº 16, la Nº 36, cuando la reconocen y saludan por la calle. Actitud que responde a su gesto afable y su templanza para comunicarse con los jóvenes.
 Junto a la Prof. Mirita Bollo Cabrios y el Dr. Eusebi
CERRANDO EL LIBRO
La biblioteca le permitió concretar la docencia soñada en su infancia, pues el acto de “dar” conocimiento, tanto como en un aula, también se reproduce entre estantes y anaqueles de libros, aconsejando al estudiante de tal o cual autor, comentando obras, orientando.
“Las bibliotecas son una realidad consolidada a lo largo de más de cuatro mil años de historia, que discurre paralela a la de la escritura y el libro”. [1] Pero también a la vida de los que tienen un vínculo apretado con los libros.
Humilde, con constante gesto de apertura, sencillez, pero seguridad en el decir y en el hacer.
Con su esposo, su hija su yerno el contador Daniel Alejandro Turqui y su nieto Juan Pablo Rosesky que, en su adolescencia, fue un necesario trabajador en la biblioteca.
Efectivamente, Leonor Lezcano es un mujer que supo vencer las contingencias de la vida para sembrar sobre terreno fértil y propagar su simiente. 

Prof. Chalo Agnelli

1º Foto: La señora Leonor Lezcano (centro) junto a la fundadora de la Biblioteca Pedro Goyena, Inés Manso de Torrico (izquierda) y una bisnieta de Goyena.

NOTA
[1] Anyelis Tovar www.monografias.com