Buscar este blog

lunes, 24 de junio de 2013

AGUSTÍN BOTTARO Y JULIETA H. QUEBLEEN - LIBROS OLVIDADOS DE AUTORES QUILMEÑOS:

La Biblioteca Popular Pedro Goyena posee, entre sus tesoros y peculariedades, una frondosa bibliografía de autores locales. Algunos de esos libros resultan una curiosidad digna de conocer. Los bibliolatras que trabajamos en ella hurgamos en los anaqueles olvidados y esto hallamos:
"Hojas sueltas" es un poemario de Agustin L. J. Bottaro (1916 - 1987), docente, fundador del "Comercial de Quilmes". Los 35 poemas de sensibilidad extrema y personalizados en la mujer,  están próximos al estilo de Enrique Banch (1888-1968) poeta argentino que cultivó formas clásicas inspiradas en el Siglo de Oro español, con fuertes reminiscencias de un modernismo rubendariano. El libro se terminó de imprimir el 31 de agosto de 1946 - Bottaro tenía 30 años - en los Talleres Gráficos "América" de la avenida Uriburu 518 (hoy Hipólito Yrigoyen) 518.
"El Encuentro" son 15 cuentos o relatos donde la mayoría son protagonistas mujeres. Escritos entre 1958 y 1962, por Julieta Haydée Quebleen.
Esta autora nació en 1927, en la capital homónima de la provincia de Santa Fe. De pequeña se radicó en Quilmes con su familia, pero nunca perdió contacto con su ciudad natal, a la que unían lazos profundos. Egresó como maestra de la Escuela Normal en 1944. Comenzó su carrera literaria en el diario “El Litoral”, también colaboró con la revista “Universidad” de la Universidad Nacional del Litoral. Publicó ensayos, reportajes, crónicas de viajes en revistas y periódicos de la Capital Federal, de Quilmes, Costa Rica, México y Chile. Egresada de la facultad de Humanidades de La Plata, estudió, como becaria, Filosofía Románica en Madrid. Fue enviada a México en 1960 por la Organización de Estados Americanos para seguir cursos de literatura y arte en la Universidad Autónoma de ese país. En Quilmes ejerció como profesora de Castellano, Literatura y Latín en la Escuela Normal. 
“El Encuentro” fue su primer libro. La estructura de los cuentos es clásica y el lenguaje directo, aunque no rehúsa el contrapunto y el monólogo interior. Sus personajes están inmersos en el mundo circundante, quizá sin una formulación “a priori”. El libro en su totalidad es la historia del encuentro con seres pequeños y sencillos, tanto que en ocasión el protagonista es un objeto. Julieta H. Quebleen sale al paso de acontecimientos mínimos para buscar, no sin ternura y siempre subjetivamente es esas vidas, rara vez extraviadas en el hecho insólito, en ecazos momentos, alegres, casi siempre angustiadas y solas. 
Su padre el Prof. Alfredo Quebleen Teisieres tuvo una activa participación en las actividades culturales del “Ateneo de Quilmes”, creado en 1935, dando, entre otras, conferencias sobre Leopoldo Lugones. Dictó castellano en la escuela Normal desde 1939. 
Este libro se terminó de imprimir el 26 de marzo de 1965 en la Librería y Editorial Colmegna de la ciudad de Santa Fe. 

Prof. Chalo Agnelli