viernes, 1 de agosto de 2014

DOS LIBROS CON LA HISTÓRIA DE SAN FRANCISCO SOLANO


La Goyena posee en su “Librería Quilmera”, a disposición del público, dos libros que transitan la historia de la localidad quilmeña de San Francisco Solano: “Historia del Pueblo de San Francisco Solano y Villa La Florida” de Luis Gerardo Barbieri y “San Francisco Solano, una historia para contar (1580 – 1993)” de Víctor Gullota


En Solano, el 10 de agosto de 1984, hace 30 años, se llevó a cabo la presentación al público de: “Historia del Pueblo de San Francisco Solano y Villa La Florida”, de Barbieri, [1]ciudadano ilustre de Quilmes y conspicuo militante de la cultura. La primera historia de esas dos localidades. La obra, cumple la función auspiciosa de indagar en ca­da recodo de estos populosos espacios del Partido. Todo aquello que es imprescindible conocer, desde el nacimiento de instituciones, escuelas, comercios, iglesias, como las actividades culturales, deportivas y vocacionales, los primeros vecinos que se afincaron en este lugar, y que con tenaci­dad y decisión, levantaron
las columnas de esta zona. En las 260 páginas del li­bro se destaca la sencillez de narrativa de su autor, que se vale de 258 fotografías y 3 planos, para hacer de su lectura, un viaje ameno por 58 años de su transcurrir. Luis Gerardo Barbieri, no deja nada fuera de la historia. Ubica dentro del contexto, desde la visita de importantes figuras políticas hasta el denodado esfuerzo de pobladores con nombre y apelli­do.

La publicación de este li­bro, cubre con responsabili­dad, la necesaria estadística de un pueblo. Puede fácilmente ser aplicado en los establecimientos educacio­nales de la zona, ya que la completísima documenta­ción que posee, ofrece respuestas reveladoras de todos los acontecimientos ocurri­dos en San Francisco Solano y Villa la Florida desde 1926 a 1981, con la fecha clave de 1948, en que la dirección de Geodesia del Ministerio de Obras Públicas de la Provincia de Buenos Aires, autorizó la subdivisión de esas tierras para fundar un pueblo, que se denominaría Paulino Barreiro, pero que luego por la ordenanza Nº 1803, del 23 de setiembre de ese mismo año el H.C.D. cambió su nombre por San Francisco Solano.
El libro cuanta con Notas Preliminares a cargo de Hugo Rafael Mancuso y de Enrique Washington Ritchie.


El segundo libro de Víctor Gabriel Gullota es “San Francisco Solano, una historia para contar (1580 – 1993)” Un retroceso mayor en el tiempo y una extensión de 9 años hacia el presente. Fue editado por El Monje Libros en 1994. Y vaya la curiosidad ambos autores son nacidos en Avellaneda, pero hicieron su lugar en el mundo en el pueblo al que le dieron historia escrita. El prólogo es del maestro don Juan Carlos Lombán, y dice: Durante varias décadas he redactado numerosos prólogos a pesar de que siempre
dudé de la necesidad de tal aditamento. Aumentan mis cuestionamientos a mi aporte a esta obra supuestamente “beneficiada'' con él, los indudables valores que exhibe esta historia de San Francisco Solano, la que evidentemente no necesita para nada contribuciones ajenas a la demostrada capacidad de su autor. Mas como este libro me ha interesado profundamente me resisto a la tentación de expresar mi opinión sobre él, convencido además de que va a suceder como en algunos casos anteriores: después de titubeos e indecisiones, las excelencias de la obra prologada hicieron que finalizada mi tarea entusiasta y placenteramente. Con todo, ante la duda, voy a procurar ser los más breve posible para no perjudicar este trabajo con un escrito extenso y tedioso. 
Estamos en presencia de un importante esfuerzo historiográfico que, avalado por muy nutridas y confiables fuentes documentales y bibliográficas, Víctor Gabriel Gullotta ha volcado en un libro por demás meritorio que viene llenar un sensible vacío, ya que es muy poco lo que hasta ahora se había pu­blicado sobre la evolución histórica de ese pujante centro que es San Francisco Solano y su zona. No tengo la menor duda de que esta obra va a construirse en un hito perdurable en la historiografía de nuestra región, en la que segu­ramente ha de permanecer con rasgos muy fuertes por sus valores.
Ni siquiera los que le damos más importancia al esfuerzo interpretativo para captar y desentrañar el sentido profundo de los ciclos históricos, que al método cortoplacista y monográfico postulado por el gran Leopold von Ranke de investigación a fondo del detalle, podemos dejar de valorar en alto grado el impresionante despliegue de erudición que exhibe este trabajo, y las conse­cuencias de sus abundantes frutos, tan previsibles como fecundos.
Si yo tuviera que seleccionar los aspectos de este libro que más valoro de entre los muchos que me han interesado, después de su sólido basamento documental ya mencionado me decidiría por
Víctor Gullota (izq.) junto al Prof. Alejandro Re
lapericia del autor para plasmar una exposición a la vez clara y amena. Tarea nada simple que en manos de otro menos diestro hubiera sido imposible y arrojado un resultado caótico, teniendo en cuenta que Gullotta no ha traicionado jamás sus convicciones historiográficas. Antes de renunciar a la acumulación de muy abundantes fuentes probatorias o de recortarlas en lo más mínimo, prefirió siempre correr el riesgo de que sus análisis detallados de los árboles le impidieran ver el bosque, acaso porque conociéndose bien sabía que podía darse ese lujo. Y los hechas le confieren toda la razón. Lo mismo sucede con el peligro cierto de que sus pormenorizados exámenes y explicaciones pudieran llegar a abrumar a los no iniciados en la lectura de obras históricas de este tipo, prueba supe­rada por el autor con rotundo éxito en casi todos los casos.

Finalizo reiterando que aplaudo sin reservas la inclaudicable fidelidad de Gullotta a sus convicciones historiográficas, tanto como su destreza en compatibilizar un impresionante bagage documental con la claridad expositiva y el muy ameno desarrollo de los diferentes temas. (Juan Carlos Lombán Quilmes, setiembre de 1994)

Don Luis Gerardo Barbieri (izq) junto al Prof. Juan Carlos Lombán, La Lic. Nancy Castagnini y Chalo Agnelli, durante el homenaje a los historiadores de Quilmes realizado en marzo de 2010, por la "Comisión del Bicentenario Quilmes 1810-2010", en el Colegio de Abogados.

Cuando un pueblo alcanzo la jerarquía de ser historiado e ingresar así a la otra historia grande ya está en la edad adulta. Quilmes, sin duda, es la localidad de la provincia de Buenos Aires que más historiadores y mayor cantidad de obras de carácter histórico dio en la provincia de Buenos Aires, no solo por los 348 años que próximamente cumple, sino también por el apego sustancial a la identidad que crea en quienes aquí nacieron y en quienes lo eligieron como su lugar en el mundo.
La Biblioteca Goyena pone al alcance de historiadores, investigadores, estudiantes y simples aficionados a lo local: “Historia del Pueblo de San Francisco Solano y Villa La Florida” de Luis Gerardo Barbieri y “San Francisco Solano, una historia para contar (1580 – 1993)” de Víctor Gabriel Gullota.
 Biblioteca Popular Juan Bautista Alberdi de San Francisco Solano, fundada por don Luis Gerardo Barbieri su actual presidente.

Chalo Agnelli

CD Biblioteca Goyena

NOTAS

[1] Ver en EL QUILMERO del miércoles, 16 de noviembre de 2011LUIS GERARDO BARBIERI”: http://elquilmero.blogspot.com.ar/2011/11/luis-gerardo-barbieri.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada