Buscar este blog

martes, 25 de agosto de 2015

"HISTORIA DE MIS RAÍCES" DE ÁNGELA A. MORESCHINI

Los que hemos permanecido en el lugar de nacimiento durante décadas, con tan sólo algún pequeño desplazamiento breve y no muy distante, no nos deja de asombrar de maravillar, toda esa millonada de inmigrantes que llegaron a esta tierra para poblarla, enriquecerla con su trabajo; todos aquellos que abandonando sus raíces se transplantaron en este suelo y supieron aprovechar con espíritu positivo las riquezas naturales y las oportunidades sociales, culturales, educativas y políticas que nuestra Argentina dio siempre. Con sacrificio, con abnegación, con franca pelea, cuando fue necesario, pero siempre con proyecciones de futuro digno para sus descendientes.
Quizá esta crónica debería figurar en EL QUILMERO DE LA INMIGRACIÓN, pues el contenido de este libro, esta historia de inmigración es más acorde con la temática que ese sub-blog de EL QUILMERO encierra. Pero preferimos ubicarla en EL QUILMERO EN LA GOYENA, pues fue a esta Biblioteca que Ángela A. Moreschini trajo su "Historia de mis raíces", un libro publicado por Editorial Jarmat en 2015, con un diseño de tapa de Adrián Elbio Arán Terré y la colaboración de Alberto Aníbal Arán, el notable miniaturista que recientemente se unió también a los festejos de la Goyena obsequiándonos un cuadro de su autoría. 
Esta libro con su historia, se suma al que nos referimos en EL QUILMERO DE LA INMIGRACIÓN el martes, 25 de noviembre de 2014, "Los Simonetto, Rosina, “Noé”, Italia… Otra Página De Inmigración" reseña de dos libros de Rosina Simonetto: “Italia, allá lejos y hace tiempo” y “Noé” que cuentan los avatares de la vida de inmigrantes italianos que hicieron su vida en la Argentina y aquí dejaron una prolífica descendencia... Ese es el argumento del libro de Ángela A. Moreschini.
Dice la contratapa: "Ángela Asunción Moreschini Crocenzi, oriunda de la localidad de
Santiago Temple, departamento de Río Segundo, provincia de Córdo­ba. Siendo aún niña, sus padres se mudaron al pueblo de La Violeta, partido de Pergamino, - provincia de Buenos Aires y comenzó sus estu­dios en tina escuela en la vecina lo­calidad de Pérez Millán. Luego de varios años de estar ra­dicada en la zona rural de La Viole­ta y atendiendo propuestas con nue­vos horizontes laborales se trasla­da juntamente con su familia a la Capital Federal. En esta ciudad, se dedicó a la atención de un comercio de restaurant y bar, en la zona de Palermo, posteriormente, y
continuando con emprendimientos comerciales en el rubro bombonería y panificados, se radica en el barrio de Caballito.
En sociedad con sus hermanos, se instala en la sureña localidad de Bernal, en el partido de Quilmes, donde desarro­llaran actividades comerciales en el segmento gastronómico.
Posteriormente realiza un cambio en su vida laboral, in­gresando en relación de dependencia en el plantel del perso­nal de la compañía farmacéutica Química Cútter S. A. Luego efectuó tareas en la compañía textil Achinelli S. A.
Actualmente, en su residencia de la ciudad de Quilmes, amén de atender sus quehaceres hogareños, ha repartido armoniosamente su tiempo, dedicándose a escribir pasajes de su vida, recordando
facetas y vivencias de su entorno familiar, tarea esta, que ha logrado plasmar en este presente y sencillo libro que hoy nos presenta en sociedad."
Cuando escuchamos o leemos tanta queja vana de cierta clase media descendiente de estas mujeres y hombres que lo dejaron todo para llegar a este suelo y nunca volvieron, nunca se platearon regresar; aquellos quienes fueron diseñadores de esta misma clase media que hoy fluye en cierta bonanza, esta clase media que hizo estudiar a sus hijos que son los profesionales, los comerciantes, los industriales, educadores, la clase dirigente que conservan de sus antepasados los apellidos, pero carecen de la imponente fuerza transformadora para luchar contra los contratiempos - nimios por los general - que aquellos tuvieron y no precisamente por nimiedades como: "¡qué cara está la cebolla!"... cuando observamos con pena esas conducatas más crece la admiración por el INMIGRANTE.
Tomemos de este libro apenas dos títulos para entender la dimensión de lo antedicho:
CRISIS ECONÓMICA DE LOS AÑOS 1924/1930 
La pobreza empezó a tallar en el hogar de mis padres y era cosa común en la sociedad circundante, tristes momentos que les toco transitar, entrelazadas a las penurias económicas fueron agravadas por intensas se­quías, las voraces plagas de langostas más los incendios de montes vírge­nes existentes en esa zona de Córdoba. 
Sumaba el panorama de desatinos los irrisorios precios que solían liquidar las compañías cerealeras privadas, por los productos del agro, afectados por el crac económico a nivel mundial que empobrecía sensi­blemente a los productores agropecuarios, detalle este que también se hizo sentir entre los obreros ante la falta de trabajo en los grandes centros fabriles. (Pág. 45)

Después de trabajar durante un año y medio, en esta zona, el infortu­nio, como una maldición volvió a asestar un duro golpe a mi familia, este desastre aconteció en una mañana de octubre, mi padre, se dio cuenta que m arroyo Pergamino, dado a las intensas lluvias, había desbordado y se venía una gran inundación, al tomar conciencia de lo que eso significaba cundió una gran desesperación ante imposibilidad de poder tratar de sal­var los elementos que se pudieran rescatar. En esos momentos, yo que contaba con apenas unos tres años de edad, me quedo grabado para siempre en mi mente, la escena del gran espejo de agua que avanzaba en forma de una gran sábana tendida, hacia el lugar donde nos encontrábamos, la casa fue literalmente anegada, se aflojaron los muros de barro y paja.
Mi madre me solía decir que las aves las depositaron sobre el techo de la casa, pero algunas gallinas no pudieron ser retenidas y trataron de saltar, perdiéndose de vista, arrastradas por la gran correntada. Los que estuvieron en su hábitat natural fueron algunos patos que salieron del corral que los contenía. Libres, nadando con rumbos indefinidos sin saber luego que destino tuvieron... quizás en la olla de algún pícaro ya conocido chacarero, dedi­cado a la cocina, que se percató y los vio pasar por las cercanías.(Pág 55) 
La vida continúa y el testimonios de autores costumbristas como Ángela Moreschini nos permiten reflexionar sobre el presente para alcanzar un futuro mejor. 
El libro está esperándolos en la Goyena.
 Chalo Agnelli
Comisión Administradora Bibl. P. Pedro Goyena 
REFERENCIAS
[1] Ver en EL QUILMERO DE LA INMIGRACIÓN del 25 de noviembre de 2014, LOS SIMONETTO, ROSINA, “NOÉ”, ITALIA… OTRA PÁGINA DE INMIGRACIÓN http://elquilmerodelainmigracion.blogspot.com.ar
/2014/11/los-simonetto-rosina-noe-italia-otra.html/*


No hay comentarios:

Publicar un comentario