lunes, 21 de abril de 2014

CULTURA VASCA EL PROTAGONISMO DE LA ETNIA VASCA EN EL BUENOS AIRES DEL 1800 (COLABORACIÓN)


Como parte de la próxima jornada sobre la Historia y la Cultura del País Vasco que desarrollará el Lic Luis Lúquez Minaberrigaray de la Universidad Vasca de Buenos Aires el próximo viernes 25 de abril a las 19 hs. en la Biblioteca Goyena, aportamos una referencia histórica sobre la ingerencia de los vascos y sus descendientes en nuestro país del Lic. Luis Lúquez Minaberrigaray.


EL EUSKERA ES LA LENGUA DE EUSKAL HERRIA.
El Euskera es el elemento cultural que comparten los siete territorios que forman el País Vasco y que se halla presente en todos ellos.
Más o menos hablada, con diferencias que varían de región en región, y hasta con dialectos muy diferentes entre sí.
El País Vasco o Euskal Herria es una región inserta en Europa Occidental.
Actualmente está comprendida políticamente dentro de dos estados: España y Francia.
Está conformada por siete territorios y abarca la zona occidental de la cadena montañosa de los Pirineos con sus áreas adyacentes.

ARGENTINA Y LOS VASCOS 

Argentina es el país que más inmigración vasca ha recibido en el mundo. Por eso, la cultura vasca es una parte constitutiva de la cultura argentina. Esto se ve claramente, por ejemplo, en la toponimia argentina: son

innumerables las localidades con nombre vasco, como Ezeiza o Necochea. Asimismo, los vascos han dejado muchos símbolos a lo largo de las distintas prácticas sociales, que se han incorporado a la tradición cultural local, como la boina, el juego de paleta pelota o el valor de la palabra otorgada.
Por otra parte los vascos han tenido una destacada actuación pública a lo largo de toda la historia argentina. Un gran número de presidentes tuvieron origen vasco y muchos científicos,
intelectuales, escritores, religiosos, empresarios, deportistas y otras personalidades de relevancia pública.
Actualmente, se calcula que el diez por ciento de la población argentina tiene origen vasco y que en este país existen los aproximadamente 15.000 apellidos conocidos en Euskal Herria (País Vasco).

 ¿CUÁLES FUERON LAS CAUSAS QUE IMPULSARON A LOS VASCOS A EMIGRAR EN LOS SIGLOS XVIII Y XIX?
Varias causas deben tenerse en cuenta cuando se analiza el fenómeno migratorio vasco. Las principales son:
La presión demográfica. La población vasca desde aproximadamente 1840 fue creciendo con respecto a la media nacional española y francesa.
La situación económica del País Vasco. La falta de trabajo unida al aumento de la población y del traslado de las aduanas a la costa, en el caso del País Vasco español después de 1841, junto con la gran carestía de cereales a partir de 1847 y en 1856 la epidemia de las viñas que afectó especialmente La Rioja alavesa fueron motivos fundamentales para que muchos vascos campesinos se trasladaran a la Argentina y al Uruguay. Por lo general el vasco del caserío, acostumbrado a trabajar la tierra con técnicas muy primitivas para la subsistencia familiar no se adaptó fácilmente a la apertura de las importaciones y al proceso de industrialización que se estaba desarrollando. No le atraía el trabajo en la fábrica ni la vida en la ciudad, como a los españoles migrantes que se instalaban en el País Vasco. 
El "mayorazgo". Era una institución jurídica por la que todos los bienes rurales familiares eran heredados por un hijo o tal vez una hija dado que la heredad no podía subdividirse porque sólo podía
sostener a un determinado número de habitantes. De esta forma se perpetuaba integramente el patrimonio familiar. Los hijos no herederos debían proveerse su sustento dentro o fuera de la localidad y por ello muchos optaron por labrarse su porvenir fuera de la misma.La guerra y el servicio militar obligatorio. Antes de ser reclutados en un servicio militar obligatorio de siete años durante las guerras carlistas o en el norte de África, Cuba y Filipinas, los jóvenes preferían no perder esos años y emigrar. Muchos lo hicieron clandestinamente. Los vasco-franceses salían de puertos del sur del Pirineo, como Bilbao o Pasajes, mientras que los vasco-españoles buscaban los puertos franceses de Bayona, Burdeos, y también Angers, Marseille, etc. La constitución española de 1869 fue la primera que reconoció el derecho del individuo a emigrar. Anteriormente los obstáculos legales prácticamente impedían hacerlo y por tanto la emigración era básicamente clandestina. 
Los cambios ideológicos y la abolición de los fueros. Muchos derrotados por el centralismo prefirieron una alternativa pacífica antes que la cárcel u otra forma. La abolición de los fueros fue determinante en el ánimo de muchos vascos emigrantes.
El desarrollo en los medios de comunicación. En el siglo XVII un viaje entre Europa y América del Sur duraba tres meses y muchos pasajeros morían en la travesía. A mediados del siglo XIX, de acuerdo a los vientos y tormentas, se redujo a 45 días. En las últimas décadas del siglo XlX, con navegación a vapor sólo se tardaba 20 días, con mayores seguridades.
El espíritu aventurero y el deseo de prosperar. Entre los vascos, como en otras comunidades migratorias, además de las razones antes nombradas, jugaron un papel fundamental. No hay que descartar los problemas familiares o personales, la insatisfacción o el descontento antes las condiciones políticas, sociales y religiosas de Europa. América era un continente nuevo, lleno de esperanzas para quienes llevaban una vida dura y tenían escasas posibilidades de mejorar en su país de origen. Allí podrían crear una sociedad de acuerdo a sus propios deseos. 

CULTURA VASCA LA ACTUACIÓN DE LA ETNIA VASCA EN EL VIRREINATO DEL RÍO DE LA PLATA 1806-1810
Cuesta mucho calibrar el valor de la gesta vasca en los sucesos ocurridos desde principios del XIX hasta la finalización de su segunda década, por ejemplo.
El concepto distorsionado que nos brindaran ciertos historiadores argentinos sobre la cronología de los hechos, su resonancia y consecuencia sobre la misma Buenos Aires colonial, han dificultado el mucho a la verdadera historia. Historia que por otra parte, fue "contada" por autores españolas, con toda la carga de falacia que la situación conllevó, partiendo de la base, por ejemplo, que a Martín de Álzaga y Olavarría siempre se lo presentara como español. Igual suerte correrían vascos e hijos de vascos como Azcuénaga, Larrea, Alberdi, Santa Coloma y otros tantos, tan sólo por citar algunos de aquellos protagonistas que tiñieron de impronta vasca el nacimiento de la patria argentina. 
Desde mucho antes que acabara el siglo XVIII, distintos oficios eran cubiertos por hombres y mujeres de la etnia vasca arribados al puerto de Buenos Aires, sin solución de continuidad, desde el año 1760 en adelante. Seguramente que cuando hablamos de hombres prominentes, ineludiblemente, deberemos hacer mención al poderoso comerciante arabés, Gaspar de Santa Coloma, mentor, protector y "padre adoptivo" en la colonia de un personaje que con lo positivo y negativo que un individuo puede tener, marcaría con su impronta personal y política la primera década del siglo XIX. Nos estamos refiriendo a don Martín de Álzaga.
Arribado al país con apenas once años, era el menor de once hermanos cuyo padre fue Mateo de Álzaga, familia prominente también en el quehacer socio-político de la provincia de Áraba en el Euskadi peninsular o Hegoalde (del lado de abajo de Los Pirineos, sería su traducción desde el Euskara al castellano).
Y aquí nos quedamos...decididos a desandar los primeros pasos políticos de aquel Buenos Aires ya enfrentado con los caudillos del interior por cuestiones económicas...nada difiere, parece, aunque dos largos siglos hayan transcurrido.Finalmente, en la segunda semana de junio de 1807, la flota pirata al mando del general Whitelocke se apoderó de Montevideo, sin encontrar mayor resistencia en las fuerzas del virrey Sobremonte. Tras el arresto del que fuera objeto el Virrey por parte de Martín de Álzaga, su lugar sería ocupado por Santiago de Liniers en forma interina. 

MARTÍN DE ÁLZAGA UN CONTROVERTIDO PERSONAJE
El 1º de enero de 1807 fue elegido Alcalde de Primer Voto, don
Martín de Álzaga, acaparando para sí el total del poder civil de y de inmediato comenzó con la fortificación de la ciudad y preparación de las fuerzas militares (de algún modo habrá que llamarlas), teniendo en cuenta que la flota inglesa permanecía en el Río de la Plata, amenazando invadir tanto la vecina ciudad de Montevideo como Buenos Aires misma. Ante la inminencia de un segundo desembarco en aguas argentinas, Álzaga reforzó los batallones, consiguiendo reclutar alrededor de 6000 soldados de origen asturiano-bizkaitarra. Nos dará esta cifra, por otra, idea de la población de aquel Buenos Aires, en franca contradicción con lo que nos entregarán aquellos impresentables textos históricos de las décadas intermedias del siglo XX, edulcorantes y tendenciosos.
Mausoleo de la familia Ázaga en la Recoleta

Un mes más tarde se produjo el ataque inglés, tras el cual sería derrotado Liniers en el combate de Miserere, en las afueras de la ciudad. Pero el general invasor cometería garrafal error al dar tres días de descanso a su tropa, permitiendo que Álzaga reorganizara las diezmadas fuerzas criollas. Comenzarían aquí las graves desavenencias entre el Alcalde de Primer Voto Álzaga y Liniers.
Álzaga estaba casado con María Magdalena de la Carrera. De sus hijos dos destacaron en los bandos opuestos de la revolución. Félix se convirtió en un importante militar, político y hacendado en la nueva nación, mientras que Cecilio comerciante y político fue un tenaz enemigo de la emancipación argentina.
Placa de homenaje a Álzaga y a Liniers en la iglesia Santa Catalina, que fue ocupada por los ingleses en 1807 hasta que la valiente Defensa de Buenos Aires los obligó a rendirse.
LOS SUCESOS DE MAYO
Tenemos claro, a pesar de las dificultades para investigar, que la asonada liderada por Álzaga fue la precursora de los sucesos del 25 de mayo de 1810. Como nunca antes quedaron sobre la mesa de las discusiones las profundas diferencias entre criollos y "realistas" sobre el futuro de un virreinato ya sin rey. Nacía un nuevo esquema de poder del que poco y nada han hablado las historiadores "prolijos y nacionalistas", de los partidos políticos que nacían al influjo de ideas libertarias por un lado y otras no tanto, del otro. Álzaga participó activamente, con financiación en plata y armas, en la caída del virrey Cisneros, influyendo decididamente en la formación de nuevos gobiernos y formando a su alrededor un aura que jamás lo abandonaría: conspiraba contra todo aquello que no le permitiera hacerse del poder total económico-financiero del Virreinato a parir.No hay constancia que haya participado de la histórica jornada del 22 de mayo, verdadera bisagra del devenir, aunque no quedaron dudas de su protagonismo cuando en la Primera Junta de Gobierno, tres miembros de su partido, llamado Republicano y fundado en el año 1812, la integraron, a saber: Mariano Moreno, Juan Domingo Larrea y Matheu. Su idea era pregonar la independencia del país, clara expresión de deseos y no más, bajo control de la Corona española. Existían aquí, grandes diferencias conceptuales con su mano derecha, mariano Moreno, quien pretendía aprovechar el encarcelamiento de Carlos IV para direccionar hacia una Buenos Aires absolutamente libre...
Lic. Luis Lúquez Minaberrigaray

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada