Buscar este blog

jueves, 24 de noviembre de 2016

LIBROS MUY ANTIGUOS EN EL MUSEO DE LA GOYENA ¡MUY ANTIGUOS!



Por Chalo Agnelli
“MEDITACIONES DE FE” - 1618

Por esas cosas de Pueblo que persisten en Quilmes, aún la
desmembración humana que se sucede en las grandes ciudades, el vecino don
Benito De Ponte, pasó por la Goyena y advirtió que nuestra jardín frontal fue bautizado ‘Alejandro Re’, un docente, bombero, historiador, aborigenista, pero por sobre todas las cosas un ser humano superior, amigo nuestro, amigo de nuestra Biblioteca y Quilmero, amplio de conceptos, abierto a todas las posibilidades que permitan difundir nuestra historia, nuestras tradiciones, nuestra cultura. Conmovió a De Ponte, quien también tenía amistad con Alejandro, esta demostración de reconocimiento a un hombre que nos dejó un tesoro invaluable.
Entonces don Benito regresó a su casa para volver más tarde con un pequeño libro que obsequió para nuestro Museo.


El libro data de MDCXVIII, ¡1618! 398 años atrás y fue escrito por un antepasado suyo ¡muy antepasado! Su carátula dice: R. P. Ludovici de Ponte, Societate Iesu, Meditationum de Praecipuis Fidei Nostrae Mysteriis, Vitae ac Passionis D. N. Iesu Christi; B. V. Mariae, & aliquorum Sanctorum. Pars Tertia, Quae Meditationes complectitur.


 “Meditaciones de fe de nuestros misterios”. Aproximadamente, está redactado en latín y posee lo que pareciera un ‘ex libris’. Editore: Apud Ioannem Kinckium, Coloniae”.

¡A LAS FUENTES! Biblioramos y googleamos y comprobamos que esta es la segunda parte de esas meditaciones, pero De Ponte (o Luis de la Puente aparece en otros documentos) que pertenecía a la Compañía de Jesús, publicó en total 5 libros o partes de esta misma índole. Otra curiosidad es que sus tapas son de cuero de oveja. Este volumen pasa a ser el libro más antiguo de nuestro Museo Bibliográfico.

“TEATRO CRÍTICO” - 1778

La generosidad de la colaboradora Mónica Chiesa obsequió en el 2013, a la Goyena “Teatro Crítico Universal, discursos varios en
todo género de materias, para desengaño de errores comunes”.  Escrito por “el muy ilustre señor D. Fr. Benito Gerónimo Feyjoo y Montenegro, Maestro General del (sic) Orden de San Benito del Consejo de S. M.”. Tomo séptimo. Y continúa la carátula: “Nueva Impresión, En la qual ván puestas las addicciones del Suplemento en sus lugares” (textual) Libro publicado “En Madrid, por Andrés Ortega. Año M.DCCLXXVIII, ¡1778! 238 años atrás. Por aquí hacía dos años que se había creada el Virreinato del Río de la Plata y los quilmes ya hacía 112 años que venían padeciendo junto al Río de la Plata y en esa fecha se abolieron las Comandancias
Militares, el último comandante del Pago de la Magdalena fue don F. Martínez Lobato.

Pero volvamos al libro. La dedicatoria es al “Sr. D. Francisco Xavier de Goyeneche, Caballero del Orden de Santiago, Decano del Real Consejo de Indias, Marqués de Belzunce, Señor de las Villas de la Olmeda, del Nuevo Bastán, de Illana, de Saceda, &c.” Este grafema último es el ‘etc.’ (etcétera) actual y este Señor, el ‘mecenas’, el que pagaba la publicación. Sigue a esta dedicatoria un panegírico edulcorado de 12 carillas hacia su benefactor. Tiene 446 páginas y fue restaurado con bastante éxito y respeto; las tapas no son las originales.

Perteneció a la desaparecida Biblioteca Popular Carlos Guido Spano que estaba en la esquina NO de las calles Colón y Manuel Quintana de La Colonia y fue fundada el 17 de marzo de 1927; las calles del oeste del pueblo aún no habían cambiado el nombre actualmente en La Colonia, Colón es Tucumán. Los nombres cambiarán precisamente al año siguiente de la creación de la Biblioteca, por la ordenanza N’ 391 del 1 de diciembre de 1928.


El ejemplar recibió la visita de algunos xilófagos que hemos sabido exterminar a tiempo antes que la larva continúe abriendo ‘sinuosas galerías cada vez más profunda en el incansable camino en busca de su sustento celulósico.[1] El sello de la página 2 atestigua su existencia. Este pasa a ser el segundo libro, en antigüedad, de la Goyena.

 


Fray Gerundio - 1833

“Historia del famoso Predicador Fray Gerundio de Campazas, Alias Zotes” – “Escrita por el licenciado D. Francisco Lobón de
Salazar, presbítero, beneficiado de Preste en las villas de Aguilar y de Villagarcía de Campos, cura en la parroquia de san Pedro de esta, y opositor á cátedras en la universidad de la ciudad de Valladolid. Quien la dedica al público”… poderosísimo señor, agrega sin ninguna duda. Este autor no tenía mecenas. Es el Tomo I (de tres), publicado en Barcelona, en la imprenta de la viuda é Hijos de Don Antonio Brusi, marzo de 1835”, 181 años de antigüedad. Ese mismo año había muerto Fernando VIII de España “el deseado”; para los españoles, pues para los americanos fue “el malhadado”. Esa muerte produjo más muertes, ya que ese año comenzó en la península la Primera Guerra Carlista, una de las tantas guerras fratricidas a las que el pueblo español era afecto… mejor dicho sus inescrupulosos gobernantes y su mal afianzada regionalización.

La “Historia del famoso Predicador Fray Gerundio de Campazas” posee 328 carillas en una grafía mucho más cercana a la actual que la del libro de “Teatro Crítico” antes mencionado.

Estos libros junto con otros numerosos de diverso tenor, nos llegaron como donación de la ex librería “El Alejadito” que estaba en la calle Mitre casi Humberto Primo y ha cerrado recientemente.

MOSAICO - 1888

De los libros manuscritos que poseemos en el Museo Bibliográfico
de la Goyena el más interesante por su temática es el "Cuaderno Manuscrito"del maestro Francisco Ferrer Guardia [2] que data de 1903, pero es el más antiguo es “Mosaico Literario Epistolar para ejercitarse los niños en la lectura de manuscritos” de 1888, una donación de Juan A. Ruffinelli director y propietario de JARMAT, una editorial que hizo numerosas donaciones a la Goyena.

Mosaico Literario Epistolar…” es un compilado de Bastinos y Puig que reunió “colección de autógafos de algunos hombres célebres contemporáneos y de distinguidos literatos, profesores, comerciantes, industriales, &c”. Eran muy difundidos
estos libros en el siglo XIX, en que la escritura prevalecía en la comunicación directa; a diferencia de nuestra actualidad, en que ya nadie escribe una carta manuscrita, con los correos electrónicos, el facebook, el whatsapp (cuya traducción literal sería ‘cuál es la aplicación’…¿?) Incluso ya ni en las escuelas, primarias y secundarias se exige o se logra que los alumnos. en general. escriban en manuscrita. Les cuesta mucho aceptarlo; sin embargo es un ejercicio óptimo para conservar la motricidad fina de la mano para toda la vida, aunque la letra sea “fea”, y no esa grafía inglesa que tenían nuestras abuelas, ya que a todos los educandos les daban un
modelo a seguir y eran implacables si se salín de un rasgo.

La encuadernación de este Mosaico Literario Epistolar…” está un tanto deteriorada, parece haber aguantado estoicamente el manoseo, pues las esquinas de las hojas, están carcomidas y no por roedores. No tiene hojas sueltas y está completo, posee 174 páginas (136 gr - 16 cm x 11 cm) Se perdió la contratapa y la tapa está muy arruinada pero pude recuperar un original de ejemplares que hallé en la Web y que aquí se presentan.

La obra fue declarada ‘de texto’ (uso en las escuelas) en la Península (España), Cuba, Puerto Rico (dominios españoles en esos años) y en la República Argentina, Oriental (Uruguay), Perú y Guatemala. Es la 23ª edición, la más antigua que hallé es la 13ª de 1880, y la última la Nº 28ª de 1893, pero puede que se hayan hecho algunas más. Editado en la Librería de Juan y Antonio Bastinos. En Buenos Aires se vendía en la librería de Estrada, en Lima, Perú, en la de Gil y en París en la de Carlos Bouret.

Los textos son variados, una temática amplia, desde lo más coloquial, a lo costumbrista, esquelas, reflexiones sobre la conducta y la moral, etc., y con todo tipo de autógrafos, desde las muy preciosistas a los más rústicas e ilegibles. Todo cursiva, nada imprenta.

Don Juan Bastinos y Coll fue fundador de la importante casa editorial que lleva su nombre. Bastinos nació en Barcelona el 1 de febrero de 1816. Ingresó de aprendiz en la Casa de Ignacio Estivill y Cabot, que comerciaba: libros, ‘aleluyas’, estampas, romances, abanicos, papel pintado, imprenta, litografía y encuadernación.

Luego inauguró su librería en Boquería 47, calle de San Honorato, Barcelona. En enero de 1916, con motivo de las bodas de oro de la Casa Editorial Bastinos, el librero Francisco Puig y Alfonso, su socio, organizó un banquete en el Restaurante Martín. Al morir, su hijo
Agustín continuó en el mismo local y otro de sus hijos, José se hizo cargo de la Librería Bastinos en 1927. [3]

Estos dos últimos ejemplares que forman parte del Museo Bibliográfico de la Goyena están libres de la ‘Lepisma saccharina’ llamados románticamente “Pececitos de Plata”, por su aspecto, insectos capaces de alojarse en un libro cerrado y permanecer hasta trece años devorando y haciendo túneles intrincadísimos.

Todo este material está a disposición del público que desee consultarlo o curiosearlo. 
Chalo Agnelli, Cristina Secco, bibliófilos
C. Administradora de la Biblioteca Popular Pedro Goyena.
NOTAS

[2] Ver en EL QUILMERO del viernes, 18 de octubre de 2013

“Francisco Ferrer Guardia - Cuaderno Manuscrito - El Pensamiento Antimilitarista y la Escuela Moderna”

http://bibliogoyena.blogspot.com.ar/2013/10/francisco-ferrer-guardia-cuaderno.html

[3]Memorias de un librero catalán: 1867-1935”


No hay comentarios:

Publicar un comentario